fbpx

Tipos de divorcios

8 enero, 2021

Tipos de divorcios

Actualmente, uno de los procedimientos civiles más frecuentes son los procedimientos de divorcios. De hecho, como pone de relieve el Instituto Nacional de Estadística, en España en 2019 se dieron un total de 91.645 de divorcios. Pero, ¿conoces qué tipos de divorcios existen en nuestra legislación?

En este nuevo post, tras contarte en qué consiste el divorcio y su diferencia con el procedimiento de separación (en este post), te contamos que tipos de divorcios contempla actualmente la ley y cómo tramitarlos.

Divorcio: definición y requisito

El divorcio, además de por la muerte o la declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges, es la única vía para disolver el vínculo matrimonial, según establece el propio artículo 85 del Código Civil.

No es necesario el consentimiento de ambos cónyuges para decretar judicialmente el divorcio, puesto que cualquiera de ellos puede solicitarlo (en base al artículo 86 del Código Civil), no siendo necesario, desde 2005, que exista separación judicial previa para que un matrimonio pueda disolverse. Asimismo, no es tampoco necesario que medie causa justificada para solicitar el divorcio.

Es por lo anterior, que el único requisito necesario para solicitar el divorcio es que es preceptivo el transcurso de 3 meses desde la celebración del matrimonio (según establece en artículo 81 de nuestro Código Civil), salvo en casos extremos como miedo por la vida, integridad física o moral del cónyuge que lo solicita o de sus hijos en común.

Tipos de divorcios

En la actualidad, en nuestra legislación española, existen únicamente dos tipos de divorcios: el divorcio de mutuo acuerdo y el divorcio contencioso. La principal diferencia de ambos tipos de divorcios reside en la voluntariedad de las partes; sin embargo, esto desemboca en diferentes procedimientos para la validez del divorcio.

El divorcio de mutuo acuerdo

En este tipo de divorcio ambas partes acuerdan el divorcio y los términos en los que se realiza el mismo, no siendo por lo tanto necesario que el juez tome la decisión en relación a aspectos relacionados con el matrimonio (guardia y custodia, pensiones, uso de la vivienda…).

Es por lo anterior, que se trata de un procedimiento mucho más rápido, simple y económico para ambas partes (puesto que ambas partes pueden compartir abogado y procurador además de los costes asociados con la dilación del procedimiento de divorcio).

Requisitos

Los requisitos para que se dé un divorcio de mutuo acuerdo son los siguientes:

  • En primer lugar, como se ha puesto de relieve en el apartado anterior, es necesario que hayan transcurrido tres meses desde que los cónyuges contrajeron matrimonio.
  • Asimismo, es necesario que ambos cónyuges estén de acuerdo en disolver el vínculo matrimonial que los une, dato que debe constar en el convenio regulador para su posterior ratificación por parte del juez competente.
  • Además, es obligatorio el establecimiento de un convenio regulador en el que se especifiquen con total detalle las consecuencias que acarreará la ejecución del divorcio, es decir, todo lo relativo al reparto de bienes que anteriormente eran compartidos, cómo quedan establecidas las relaciones con los hijos si es que los hay, las pensiones de manutención, etc.

El divorcio de mutuo acuerdo se puede acordar mediante la formulación de un convenio regulador tanto ante el Letrado de la Administración de Justicia como mediante escritura pública ante Notario. No obstante, se destacan que no podrán autorizar la escritura pública de divorcio los funcionarios diplomáticos o consulares. Es por lo anterior, que trataremos en un próximo post qué pasos deben realizarse en caso de divorcio cuando una de las partes se encuentre en el extranjero.  

La única excepción a la posibilidad de realizar el divorcio de mutuo acuerdo mediante escritura pública ante Notario, es que esta vía no será posible cuando existan hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de sus progenitores. En dicho caso, el conocimiento y tramitación del procedimiento de divorcio, aun cuando sea de mutuo acuerdo entre los cónyuges, está reservado al órgano judicial.

Divorcio contencioso

Por otro lado, se debe tramitar un divorcio contencioso cuando no existe acuerdo entre las partes tanto en el hecho en sí de la ruptura matrimonial como de las medidas que conllevan la ruptura matrimonial.

En este supuesto, en el que no existe acuerdo entre las partes, la parte solicitante del divorcio deberá presentar demanda de divorcio y será el propio juez el que dicte sentencia de divorcio, incluyendo en dicha sentencia  los detalles relacionados con la situación en la que queda cada cónyuge.

El divorcio contencioso tiene un coste mayor en términos económicos ya que cada cónyuge necesitará de un letrado y un procurador diferente. Además, este tipo de divorcio también es más complejo y se prolonga más en el tiempo en comparación con el divorcio de mutuo acuerdo.

Si finalmente estás dando el paso de divorciarte, ya sea de común acuerdo o vía contenciosa, déjate asesorar por abogados especialistas en Derecho de Familia para garantizar tus derechos y los de tu familia. Contáctanos vía telefónica u online y te asesoraremos para lograr la mejor solución posible a tu conflicto conyugal. 

separación divorcio
Cristina García
Abogada

, ,
WhatsApp chat